2

Como mantenerte joven por dentro y por fuera

Hoy quiero enseñaros un truco que aprendí escuchando a una de las mejores aromaterapeutas que he conocido. 

La primera vez que la oí hablar, me quedé prendada de la sabiduría que desprendía, y con que cariño hablaba de las plantas y de los aceites esenciales, como si lo que producían estos aceites fuese magia pura para el cuerpo humano. Su nombre es Marie Carrasquedo.

Una de las cosas que aprendí de ella, y que aún después de casi tres años sigo utilizando está relacionada con el aceite de lino. Un truco magnífico para aplicarse en la piel y mantenerla joven y sana.

Sin embargo os voy a explicar o recordar cuáles son las propiedades de este maravilloso aceite que tanto bien nos hace.

Por descontado, ya sabemos que el lino y su aceite es rico en Omega 3 y en Omega 6, como explicamos en el anterior post.

  • Tiene propiedades anti-inflamatorias, y alivia el dolor en enfermedades com la artritis reumatoide, la psoriasis y el lupus.
  • Ingerir este aceite, puede ayudar a mantener el equilibrio mental ( que a más de un@ le iría fantástico) y evitar o mejorar la depresión.
  • Puede ayudar a combatir problemas de próstata, infertilidad masculina e impotencia.
  • Junto con el aceite de Onagra ayuda a tratar dolores menstruales, síntomas de la menopausia e infertilidad femenina, mejorando las funciones del útero y de esa manera tratar los problemas de fertilidad.
  • Reduce el riesgo de cáncer.
  • Promueve el crecimiento y la mejora en uñas y cabello.
  • Controla el estreñimiento, las hemorroides, la diverculosis y los cálculos.
  • Disminuye el colesterol y el riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Bueno, y ahora os dejo con un truco que es fantástico para la piel, pues contra el envejecimiento es alucinante. 

En una botellita que contenga 100 ml de aceite de lino, añades 30 gotas de aceite esencial de Ylang-Ylang. Ya está así de sencillo. Solo tienes que calcular bien las cantidades, pues el aceite de lino suele venderse en botellas de 250 ml. Esta parte es importante.

Si usas este preparado, yo por experiencia propia, te recomiendo que lo uses por la noche, o cuando no tengas que realizar una actividad física que implique que transpires mucho, pues la transpiración al quedar restos del aceite puede manchar la ropa.

Otro truco es dejar las semillas de lino en remojo durante un rato, y ya verás que lo que desprende deja el agua como gomosa. Te la esparces por la piel, como si fuera una crema y al cabo del rato ya verás la piel que se te queda.

Para las personas con eczemas, psoriasis y problemas de piel, es muy muy recomendable aplicar el aceite directamente en la piel y dejar que absorba, a parte de la ingestión de dos cucharadas de semillas de lino o linaza picadas cada día. Esto es ideal porque además desintoxica el hígado y mitiga los problemas de piel.

Espero que este post os haya gustado y sobre todo os sirva.

Besos,

Carolina.

Comments 2

  1. Hola Carolina, muchas gracias por este artículo, me interesa mucho el uso de aceites para la piel.

    Quiero preguntarte si este aceite es el adecuado para tratar la eritrosis.

    También quiero preguntarte qué tiene que aparecer en la etiqueta del producto para asegurarme de que me están dando un aceite de primera calidad, puro, sin adulterar con otros productos.
    En el mercado existen muchos aceites para cara y me gustaría saber discriminar el bueno del malo.

    Muchas gracias.

    Ana

    1. Post
      Author

      Hola Ana, gracias por tu comentario.
      El tema de la eritrosis o piel enrojecida, es un tema delicado, pues puede tener múltiples desencadenantes, y no todos los cosméticos le van bien a este tipo de piel.

      El aceite de lino, es un buen aceite, sin embargo, yo no creo que sea el más adecuado para este tipo de problema. Creo que quizás te vendría mejor un aceite de rosa mosqueta, o un combinado entre este y aloe vera, que los dos son regenerantes y cicatrizantes.
      Puedes usar también mascarillas que tengan vitamina C, ya que fortalece la pared de los capilares sanguíneos.

      A esto le podríamos sumar que cuando te maquillas o desmaquillas, no frotes en exceso la piel de la cara, pues esto le da más pie a que la piel se enrojezca más.
      También importante hacer ejercicio, y no tomar estimulantes que dilaten los vasos sanguíneos como el alcohol, café o picantes.
      Y sobre todo proteger la piel de las agresiones externas, como viento, sol, frío etc.

      Un saludo!
      Carolina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *